viernes, 3 de julio de 2009

La felicidad es la suma de pequeños momentos felices.


No intentemos querer vivir siempre en una eterna felicidad, hay que vivir intensamente los instantes felices que nos depara la vida y conformarnos con ello.


Cuando regresa tu hijo a casa después de dos meses sin verlo, cuando estás haciendo un trabajo duro y al final sabes que te vas a hacer un homenaje( te regalarás un viajecito especial, a donde quieres ir desde hace mucho tiempo), cuando notas, percibes con toda intensidad el amor que siente por tí, tu familia ( y que es correspondido), cuando un amigo te da ánimos... todos son momentos que nos regalan felicidad.


Pues solo nos queda, no dejarlos pasar por nuestro lado y vivirlos intensamente...


Hasta mañana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada